Plenitud de la presencia. Oleo de Carlos Larracilla